La Patronal de limpieza ASPEL insiste en la urgencia de bajar las cotizaciones sociales

ASPEL presenta los últimos datos de situación del sector de la limpieza en 2014 

La Patronal de limpieza ASPEL insiste en la urgencia de bajar las cotizaciones sociales

  • Su presidente, Juan Díez de los Ríos, critica “la dictadura del precio” que rige la política de contratación con la Administración pública.

  • El sector de la limpieza sumó en 2014 más de 1.500 nuevos empleados. Es la primera vez que aumenta el número de empleados, tras cinco años consecutivos de caída.

  • La deuda de las administraciones con las empresas de Aspel, fijada en 618,5 millones de euros, se redujo tan sólo un 2% en el último año.

La Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (Aspel), patronal de ámbito estatal del sector de limpieza de edificios y locales, reiteró este jueves su petición al Gobierno de bajar las cotizaciones a la Seguridad Social para que las empresas puedan ver mejorada e incrementada su competitividad.

El presidente de Aspel, Juan Díez de los Ríos, hizo estas declaraciones durante la presentación que hizo en rueda de prensa de los últimos datos oficiales del sector de la limpieza en España. Díez de los Ríos instó así al Ejecutivo a cumplir con el compromiso adquirido de bajar las cotizaciones sociales un punto en 2013 y otro más en 2014.

En materia de contratación, el presidente de Aspel criticó “la dictadura del precio” que caracteriza los pliegos de condiciones de los concursos públicos. En su opinión, “la Administración no puede contratar servicios a precio y debería tener en cuenta los costes laborales a la hora de fijar los precios de licitación” para evitar “ofertas temerarias y desproporcionadas que acarrean menos calidad, menos horas de trabajo y más desempleo”.

EL SECTOR EN CIFRAS

El sector de la limpieza en España sumó en 2014 un total de 1.549 nuevos trabajadores, según datos de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Es la primera vez que aumenta el número de empleados, tras cinco años consecutivos de caída. Y es que en el período comprendido entre 2008 y 2013 se perdieron más de 87.000 puestos de trabajo.

Por lo que respecta al número de empresas, éstas aumentaron por tercer año consecutivo. Con 406 nuevas sociedades, el sector de la limpieza está muy atomizado en toda Europa y en España está integrado en la actualidad por 16.909 empresas. Estas empresas son de muy pocos empleados, derivadas del autoempleo y producto también de la desaparición en gran medida de las de tamaño mediano. En este sentido, el presidente de Aspel aseguró que le gustaría conocer “cuántas de verdad tienen actividad y actúan en el mercado, ya que no tiene lógica un número tan elevado de sociedades”.

Dentro del sector, las empresas de Aspel alcanzan ya una representatividad cercana al 43%. Según Díez de los Ríos, la mayoría de sus asociadas fueron capaces en el último año de crear “una oferta competitiva con una presión enorme al competir solamente en precio y arañando cuota de mercado en plena crisis”. Así, las empresas de Aspel incrementaron su facturación en 73,5 millones de euros, con un volumen de negocio total que superó los 2.335 millones de euros en 2014.

MOROSIDAD DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

La deuda vencida de las administraciones públicas con las empresas de Aspel alcanzó los 618,5 millones de euros en 2014, lo que representa una disminución del 2,2% con respecto al año anterior.

Según los datos recogidos por la patronal, que calcula esta cifra a cierre del 31 de agosto del año en curso, las comunidades autónomas, con una deuda de 304,5 millones de euros, son las administraciones que más deben. Además, los gobiernos regionales son los que más tardan en pagar, con un retraso medio de 116 días en el abono de las facturas.

En cuanto a las entidades locales, su deuda con las empresas de limpieza se sitúa en 189,7 millones de euros, lo que representa un 16,3% menos con respecto al año anterior. El plazo medio de pago de los ayuntamientos es de 108 días. Por su parte, el Estado es la administración pública que más ha incrementado su volumen de deuda en el último año. Su morosidad se sitúa en 124,2 millones de euros, lo que supone un aumento del 179%, con un pago medio de 76 días.


<Ir a noticias