AELMA Y ASPEL creen que la centralización de contratos públicos perjudica la libre competencia

Las patronales de limpieza se muestran en contra de la limitación del número de lotes a adjudicar a una misma empresa, ya que entorpece el acceso a la licitación pública de las empresas con menos recursos.  AELMA confirma que ha recurrido los pliegos ante el tribunal especial.
Plan estatal de la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación 
 
Madrid, 21 de octubre de 2014.- Las dos patronales de limpieza, AELMA y ASPEL, que representan a la totalidad de empresas de limpieza de la Comunidad de Madrid, han asegurado este martes que el nuevo sistema de contratación centralizada de los servicios de limpieza integral de edificios, locales y dependencias de la Administración General del Estado ubicados en la Comunidad de Madrid “atenta contra la libre competencia de las empresas, al dificultar la concurrencia en el mercado”.
 
El objeto de la licitación abarca la limpieza de 497 edificios administrativos públicos cuyo importe total asciende a 267 millones de euros. Actualmente, más de 30 empresas pertenecientes a ambas asociaciones prestan los servicios de limpieza en estas instalaciones. Sin embargo, el concurso limita el número de empresas adjudicatarias a una horquilla de entre 5 y 10 empresas. Por ello, la patronal de las empresas de limpieza madrileñas, AELMA, ha recurrido los pliegos del concurso ante los tribunales y espera que se pronuncien en los próximos días.
 
Los presidentes de AELMA, Jesús Martín, y de ASPEL, Juan Díez de los Ríos, han mostrado así su disconformidad con los pliegos del concurso público presentado por la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación, que limitan únicamente a dos el número de lotes a los que se puede presentar cada empresa licitante.
 
Las dos patronales consideran que esta medida “perjudica la libertad de acceso y va en contra de la libre competencia y de la libre elección de la oferta económicamente más ventajosa”, coincidiendo así en los mismos términos que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que ya advirtió el pasado mes de agosto en un informe de los efectos que el nuevo sistema de licitaciones podría tener sobre la libre competencia.
 
AELMA y ASPEL advierten, además, de la existencia de un “lote trampa”, el número 7, puesto que dos edificios cerrarán en un año y la empresa adjudicataria deberá hacerse cargo de los despidos de estos trabajadores.
 
Los presidentes de ambas entidades han criticado también el precio por hora del servicio recogido en los pliegos del concurso, “ya que establece variaciones en el pago de entre un 5 y un 30 por ciento, lo que añade incertidumbre de pago para la empresa”.
 
Por todo ello, las dos patronales creen que este concurso “entorpece manifiestamente el acceso de las empresas a la contratación pública y perjudica gravemente los intereses de las mismas, al reducir la libre competencia en el sector”. Asimismo, advierten de que provocará, a corto plazo, el cierre de muchas empresas y, a medio y largo plazo, un aumento de los costes del servicio.
 
 
 ASPEL
 
Aspel aglutina a 17 grupos empresariales: FCC, Eulen, Acciona Facility Services, Ferrovial Servicios, Pilsa, Clece (Grupo ACS), Samsic Iberia, Limpisa (Grupo Norte), ISS Facility Services, Cliner, Saminsa (Grupo Sagital), Onet España, Ingesan (OHL), Lacera, Valoriza (Sacyr Vallehermoso), Concentra y Servimil. En la actualidad, las empresas integradas en Aspel acaparan el 40% de la facturación del sector, dan trabajo a más de 138.000 personas y tienen presencia en todas las comunidades autónomas.
 
AELMA
 
La Asociación de Empresarios de Limpieza de Madrid (AELMA), creada en 1977, agrupa a la mayoría de las pequeñas y medianas empresas del sector de Limpieza de Edificios y Locales de la Comunidad de Madrid. AELMA es miembro de CEIM, la Cámara de Industria y Comercio de Madrid y de las Asociaciones Federadas de Empresarios de Limpieza Nacionales (AFELIN).
 
 

<Ir a noticias